♦ Libre alberío o esclavo de la manada

Libre Albedrío

El hombre habla de un supuesto libre albedrío, y digo supuesto, porque a pesar de que no obligan a una criatura, a un niño puro e inocente, aunque no les pongan una pistola en la cabeza para que piensen como la manada, les ponen lo peor, el veneno soporífero, traumatizante y paralizante del concepto y la presión de un grupo.

El concepto de un grupo, su ignorancia, sus traumas, sus condicionamientos, sus lineamientos estáticos oscuros e irreflexivos les cae sobre ellos, cae sobre el niño desde que empieza a abrir su mente al universo. De pronto le cae la estructura, la celda,  la prisión mental en que están todos y lo condicionan y lo bloquean, lo estupidizan, lo aleccionan, lo trauman, lo enajenan y lo enloquecen, porque así enloquecido,  solamente enloquecido  y prisionero puede ser aceptado por el grupo, por la manada.  Por lo tanto tiene que pensar como ellos, mecanizados, impedidos con un pensamiento preestablecido.  No pueden levantar la vista al cielo y ver a Dios, porque no puede ser el, porque tiene que pensar como los demás y todavía  así le llaman libertad de pensamiento y libre albedrío.

Si, es peor que la mas satánica y diabólica esclavitud,  es esclavitud mental que hace que el cuerpo del individuo que pertenece a un grupo sea desgastado, sea amarrado, sea marcado, sea tatuado  por las condiciones conductuales y la forma de pensar que debe de tener. Debe marchar siguiendo la hilera, la fila, de lo contrario será castigado con la indiferencia, con ataques, con la burla y seguramente con la muerte.

No son conscientes de la esclavitud en la que viven, creen  que el hombre es inocente y los empiezan a juntar, les empiezan a inculcar, los empiezan a alinear, a marcar las líneas por donde tiene que marchar sus pensamientos, lo enseñan a pensar. Lo obligan a pensar por la presión del grupo, por la educación, por las culturas que son resultado de la misma educación y viceversa, y digo viceversa porque la educación hace a la cultura y la cultura hace a la educación.

¿Porque el hombre es tan desgraciado? Porque no es él mismo, porque desde pequeño sigue las corrientes de la locura y lo jalan hacia un lado y jalan hacia otro.

Aunado a las necesidades de tener una identidad, el hombre por lo regular toma la mas equivocada dirección,  o toma la dirección de unos locos,  o la de otros locos, pero nunca  toma la suya, así nunca podrá ser uno mismo.

El hombre, debido a que no toma su dirección, no es el mismo y  todo lo que hace es falso, porque todo lo que hace son cuestiones impuestas,  cuestiones tendientes a los  interés establecidos,  nunca para que el individuo sea el mismo y trascienda porque eso contravendría los intereses ya preestablecidos.

A la manada no le conviene el hombre libre, porque el hombre libre no es manipulable. No le conviene el pensamiento libre, porque el pensamiento libre no es manipulable, no es utilizable. No da negocio, no da comercio, no vende, no compra, no es un mercader, no es un explotador ni un explotado, porque el pensador, el pensamiento libre pertenece al mundo libre y el hombre libre no participará en la enajenación absurda en que se encuentra el hombre en ese mundo de mentiras, en ese mundo tan enajenado, tan bestialmente cruel  y descarnado de la locura.

El individuo no es él, no se realiza. Cada acto que hace, son actos dirigidos, establecidos ya con interés premeditados, así  nunca será él.  He ahí la contradicción, por eso los vicios, por eso los traumas, por eso la infelicidad de todos los seres que habitamos la tierra, porque no somos nosotros, porque no nos encontramos con  nosotros mismos. No llegamos nunca a ser nosotros mismos, no encontramos el camino que nos una y nos dirija a nuestro ser superior y a nuestro creador supremo.

Nunca encontraremos el camino que nos conduzca a nuestro destino natural, encontramos el camino del absurdo enajenamiento, de la destrucción mental, conductual, educativa y cultural  del comercio del mercader, el mercadeo etc. Y nunca jamás llegaremos a ser nosotros porque estamos perdidos, enterrados, destrozados en la oscuridad de nuestro cerebro, de nuestra ignorancia. Por lo tanto, nunca vamos a encontrar nuestro camino, por lo tanto nunca vamos a ser felices, nunca nos vamos a sentir realizados y completos, seguros ni llenos.

Siempre vamos a creernos llenos, vamos a creernos felices, vamos a creernos salvados, vamos a creernos trascendidos, vamos a creernos en el camino correcto, pero siempre va a ser una creencia y nunca va a ser realidad.

Ese es el gran problema, esa es la gran disyuntiva, la gran derrota del hombre: que es, fue y será manipulado por la oscuridad de los demás.

BioUniversal ®

rneocismo@gmail.com

Anuncios

Un pensamiento en “♦ Libre alberío o esclavo de la manada

  1. Si estoy de acuerdo. Nunca sentí que pertenecía a la manada de donde crecí:). Hasta la fecha de hoy que ya soy un adulto me doy cuenta que nunca me intereso seguir tradiciónes ni creencias que estacionaran mis preguntas sobre la esencia de la vida.

    Gracias por confirmar mi intuición

    Ileana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s